Buscar este blog

lunes, 8 de noviembre de 2010

"La inflación da más dinero al Gobierno que las retenciones"

«La suba del ABL en la Ciudad no es una medida inteligente. La legislación transfiere una enorme renta tributaria al resto del país», indicó el ex ministro de Economía Ricardo López Murphy.
«La inflación es un chantaje a la sociedad que le entrega más de u$s 20.000 millones al Gobierno, más -incluso- que las retenciones», explicó el ex ministro de economía Ricardo López Murphy. En diálogo con Ámbito Financiero, el precandidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y líder de Convergencia Federal se mostró preocupado por la posibilidad de que la Argentina no aproveche el viento de cola internacional que hoy impulsa a la región. Además, definió como una «hipocresía» la relación de la Argentina con el FMI. «Se firman acuerdos para darle más poder y después el discurso doméstico del Gobierno dice todo lo contrario», señaló.

Periodista: ¿Cómo viene la economía de cara al cierre del año?

Ricardo López Murphy: Lo más importante para la Argentina y la región son dos cosas. Por un lado, el espectacular crecimiento de los precios de los commodities -que subieron un 60%- creando un extraordinario viento de cola como nunca hemos tenido. En segundo lugar la decisión de la Reserva Federal estadounidense de inyectar u$s 600.000 millones a la economía, que generará una fortísima liquidez, lo que va a mejorar la disponibilidad financiera. Todo induce a una fuerte expansión en la región.

P.: Teniendo en cuenta que los privados hablan de un aumento del 36% en la Canasta Básica Alimentaria, ¿la inflación será una de las peores herencias para el próximo Gobierno?

R.L.M.: Es un tema muy delicado porque grava al ingreso y complica el cumplimiento de los contratos. Además, genera enormes distorsiones fiscales y pesa fuertemente sobre la inversión, porque no permite el ajuste por inflación. No obstante, sí tiene un beneficio. Al Gobierno le entrega más de u$s 20 mil millones, que es mucho más que lo que obtiene por las retenciones. La inflación es un impuesto que crean los gobiernos, acá y en todo el mundo. Esto es un chantaje a la sociedad. No es real el argumento de que viene de la mano de los altos crecimientos. En la región hay países que crecen al 8% y al 9% anual. Fíjese el caso de Perú que crecería en torno del 9% con una inflación cero en octubre.

P.: Por lo que usted dice, no deberíamos esperar cambios en este aspecto hasta el fin de este Gobierno.

R.L.M.: Claramente... Preveo que este año la variación del IPC cerrará entorno del 25% y para 2011 será del 30% anual. Ellos (el Gobierno) van a tratar de bombear todo lo que puedan, porque la inflación les da caja. Es básicamente un impuesto para tener mayor disponibilidad de recursos. Repito, no son tontos, lo hacen para tener caja.

P.: Usted habla de «fortísima liquidez» mundial, pero la inversión extranjera no sube a niveles significativos. ¿No será que parte de ese viento de cola nos pasará por el costado?

R.L.M.: Es obvio que no lo estamos aprovechando correctamente, en el sentido de generar la situación óptima para capitalizarnos. Estamos haciendo todo lo contrario. A modo de ejemplo, en la década del 90 Chile recibía inversión por la mitad de lo que percibía la Argentina. Hoy recibe inversiones por 5 veces la nuestra. En términos de Chile deberíamos tener una inversión extranjera 10 veces mayor, pero hacemos todo los posible para que los inversores externos no vengan a crear oportunidades ni fuentes de trabajo. Esto después se contagia a los nacionales. No se trabaja para crear el clima de certidumbre que el país requiere.

P.: ¿Influye también nuestro aislamiento internacional de cara a los mercados voluntarios de crédito?

R.L.M.: Hay una gran hipocresía, porque el G-20 le dio un rol extraordinario al FMI, al ponerlo en el centro del mecanismo donde se toman las decisiones económicas y eso fue firmado por la Argentina. Es más, en pocos días se firmará un nuevo acuerdo donde se le otorgará mayor poder al Fondo, ya no sólo para casos de emergencia, sino en forma regular. Después de firmar estos papeles viene el discurso doméstico del Gobierno a decirnos todo lo contrario. Tenemos que ser más serios.

P.: Usted es precandidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ¿Cómo vio la reciente suba en torno del 22% en el ABL que efectuó Mauricio Macri?

R.L.M.: No es tiempo de hacer campaña. Está la disposición y más adelante vamos a evaluar en qué sector hay mayores posibilidades y atractivos. Si es en la Ciudad será así. Me da la sensación de que ahí está el lugar disponible para nosotros. Respecto del ABL, no es una medida inteligente. La legislación vigente transfiere una enorme renta tributaria al resto del país. La Ciudad debería tener por ejemplo, la recaudación de los bienes personales.

Entrevista de Ignacio Ros / Publicado por Ámbito Financiero