Buscar este blog

Cargando...

lunes, 27 de julio de 2015

"Voy a votar al que gane la interna de Cambiemos"

Ricardo López Murphy visitó los estudios de InfobaeTV. Analizó la actualidad económica

Después de las complicaciones de salud que lo apartaron de la vida pública a fines del 2013, Ricardo López Murphy parece algo cambiado y más reflexivo de lo que ya era. Conserva el humor, mantiene las definiciones filosas, pero dejó de personalizar ciertas discusiones y dice haberse despedido de la faz agonal de la política electoral para mimetizarse de la política arquitectónica en la escuela de formación de dirigentes políticos en la cual participa. "Estoy haciendo un trabajo profesional y académico y desarrollando las tareas en la Fundación Cívico Republicana", cuenta cuando se le pregunta por el día a día.

Dice que "las derrotas electorales" que sufrió y "el componente de show importante" que tiene la política de estos días, lo apartaron de las campañas electorales.
Sostiene que acompañará al triunfador dentro de la interna de Cambiemos, no se definió por ningún candidato porteño de cara al domingo, aunque reconoció que "se perdió una enorme oportunidad para debatir todos los días los temas de la ciudad" y dar una señal de civilidad distinta a la discusión nacional desde la oposición. En ese sentido dijo que "resulta poco comprensible" la actitud de Horacio Rodriguez Larreta de no debatir cuando después de 8 años de gestión. "Debería tener tan claro los temas de la ciudad que debería ser el menos preocupado por la discusión".
López Murphy recordó que Martín Lousteau fue alumno suyo, pero dijo: "Discrepo profundamente con las políticas y decisiones personales que tomo en algunos años, en particular cuando fue Ministro de Economía" de Cristina Kirchner.

Cree que "Argentina desaprovechó una enorme oportunidad histórica en términos de intercambio y tasas de interés a nivel mundial que difícilmente se repitan" y que hoy "los desajustes macroeconómicos son fenomenales". "Alta inflación, cepo cambiario, fuerte déficit fiscal combinado de 8% del PBI entre lo fiscal y financiero del BCRA y pérdida de competitividad que llevan a tener las menores exportaciones de los últimos 4 años. Todo eso genera una economía que no crece hace 4 años y tampoco crea empleo genuino. Por eso se explica en parte la duplicación de la planta de empleados públicos a la que asistimos", resume López Murphy.

Asimismo, dice que "esos desequilibrios que estamos teniendo producen presión sobre el mercado cambiario y son lógicos los movimientos que se están viendo". Dijo que "no es un tema que se resuelva con la policía, gendarmería o agentes de inteligencia, sino modificando políticas".
Sin embargo se mostró esperanzado que todo cambie porque la propia realidad lo va a hacer. "Aunque siguiera Kicillof esto no va a poder seguir así", sentenció un confiado López Murphy luego de afirmar que todos los economistas "reconocen que hay un retraso cambiario y que debe ser corregido".
Evita hablar de década ganada o perdida y prefiere sostener que "se cometió un error de apreciación sobre la circunstancias. El país debería haber aprovechado a lo Arturo Frondizi y hacer una revolución de inversiones productivas y de infraestructura que nunca llegaron".
"Era un momento donde debió volar la inversión sin afectar consumo, pero no se hizo", sentenció tras remarcar que "Argentina es el único lugar del mundo donde las inversiones externas se anuncian por cadena nacional".
Sostiene que "con el cepo nadie saca dólares, pero tampoco nadie los trae" y calcula que el déficit del Estado estará este año "en u$s 50.000 millones".
López Murphy dijo que se endeudó mucho con las últimas campañas pero que ya pagó todo por eso está en paz y reconoció que "aún cuando hacíamos política de forma austera, siempre había gastos adicionales que disparaban los presupuestos"
Repitió que "hay que rediseñar el Indec, volverlo confiable y creíble" y después reformar la economía "porque vienen 5 años probablemente exigentes para América Latina por precios de los productos exportables, tasas de interés y contexto internacional".

Sostiene que era previsible que el conflicto con los buitres terminare de la manera que ocurrió con fallos adversos en los Estados Unidos. "Lo escribí en un artículo en La Nación en marzo del 2005". "Lo que se podía hacer debió hacerse entre 2005 y 2008". Luego, cuando entraron los fondos buitres, todo se sabía sería más complejo. "En un punto hasta les convenía litigar". "La reestructuración del 2010 mejoró la situación, pero el problema había avanzado tanto que convenía pleitar". Ya han gastado en abogados no menos de u$s 300 millones.
"Ahora todo es más complejo y llevará tiempo resolverlo, aunque hay que hacerlo", sentenció.

Sostiene que "el gasto ha subido entre 15 y 17 puntos del PBI. Nunca creí que fuera factible". Relativizó que el sector público esté sobredimensionado, aunque dijo que "hay áreas que probablemente lo estén, mientras que a otras les falta personal. Un ejemplo son las Fuerzas Armadas con 80.000 hombres frente a Grecia que tiene 340.000 hombres para un país de 10 millones de habitantes"
"Aca hay lugares donde hay gastos que no se entienden", resume.

Ve a una parte de América del Sur "voluntariamente separada del mundo". Menciona allí los casos de Venezuela, Argentina y también Brasil pese a ciertos analistas que lo apartan. "No puedo entender como alguien cree que es valioso lo hecho por Venezuela que tiene un tipo de cambio paralelo 100 veces superior al oficial", dice López Murphy. Los países "cortaron lazos comerciales con una parte del mundo. Ha habido una gran caída de las inversiones extranjeras. Son decisiones que han tenido que ver con elegir un modelo cerrado, basado en no competir y que es un error estratégico. Eso combinado con un sesgo populista generaron las crisis que se padecen Venezuela y en menor medida Brasil y Argentina", sostiene.

Finalmente prefirió no definir la gestión de Axel Kichillof como buena o mala. Sin embargo dijo que "es un ministro que ha ajustado su gestión a tratar de llegar a las elecciones sin ninguna devaluación importante y en virtud de eso podría definirse como exitoso, aunque hay que ver si llega".


Vea la entrevista en video en: http://www.infobae.com/2015/07/14/1741675-voy-votar-al-que-gane-la-interna-cambiemos


Es un riesgo que nos conformemos con este gobierno

 
El ex ministro repasó la coyuntura económica consultado por MDZ Radio y señaló que la oposición debe hacer una amplia coalición.
El ex ministro de Economía Ricardo López Murphy dialogó con After Office en MDZ Radio sobre el panorama económico y la transición a un cambio de gobierno: "Yo la veo muy golpeada a la economía, en las inversiones y en las exportaciones, que cayeron 85 millones en 2011 a 58.000 ahora, estamos con un problema de recursos muy grande. A los sectores que exportan, creo que eso, está compensando desde el gobierno con un enorme endeudamiento", describió.

"Están tratando de sostener el sector más vinculado al gobierno, que está castigando a los sectores más sanos y productores. No me parce una estrategia razonable para el largo plazo", analizó.
"Poniendo cierta racionalidad, cambiando la narrativa y diciendo las cosas que dicen Brasil, Chile, Uruguay, Brasil y Perú se va a generar un clima más receptivo tras las elecciones. Pero nadie va ignorar los problemas. Eso no es confianza, hay que corregir los errores", aseveró el economista.

En ese sentido recomendó "lo que tiene que hacer la oposición es lograr una coalición lo más amplia posible porque cuando usted llega con una coalición que no le alcanzan los votos en el senado, es una situación de gran fragilidad".

Además, admitió que "he hablado con todos los presidenciales, estoy dispuesto a hablar con todo el que me lo pida. El desafío para los que no simpatizamos con este tipo de gobierno es muy grande. El riesgo que vive esta sociedad de conformarse con este gobierno es muy grande".

Escuchá acá la nota completa:

https://soundcloud.com/mdzol/ricardo-lopez-murphy-ex-ministro-de-economia

miércoles, 6 de mayo de 2015

Argentina Presencia argentina en la Conferencia de Revisión del TNP en las Naciones Unidas

4 may 2015

Funcionarios diplomáticos de más de 170 países comenzaron a trazar hoy un camino hacia la eliminación de cerca de 16.000 armas nucleares que existen actualmente en el mundo, en el marco de la conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), que se celebra cada cinco años en las Naciones Unidas.
En ese aspecto, desde el 27 de abril hasta el 22 de mayo se debatirá el futuro de las armas nucleares en el mundo, y el reciente acuerdo entre Irán y las potencias será uno de los ejes principales.
En el marco de la Conferencia de Revisión del TNP 2015, la Red de Líderes de América Latina y el Caribe organizó un debate abierto con foco en las Estrategias y Prioridades para la Reducción de Riesgos Nucleares.

En el Salón de Conferencias C, ubicado en la sede de la ONU, estuvieron la especialista argentina en temas nucleares y secretaria general de la Red de Líderes, Irma Argüello; el exministro de Defensa de la Nación, Ricardo López Murphy; el excanciller de Colombia, Camilo Reyes; y el exsubsecretario General de ONU para Asuntos de Desarme, Sergio Duarte.
En tanto, este martes, la Fundación NPSGlobal organizará un evento focalizado en "Educación para el Desarme y la No- proliferación. ¿Por qué invertir más? Ventajas, prioridades y caminos para lograr mejores resultados".
Será a las 13.00 en el Salón de Conferencias C y los oradores serán la presidente de la Fundación NPSGlobal Argüello y el experto y profesor del Postgrado en Seguridad Global, Desarme y No-proliferación que dicta la Fundación NPSGlobal, Emiliano Buis.

En relación a la conferencia TNP, los representantes de los Estados discutirán el status de implementación de los 64 puntos del Plan de Acción fijado en 2010 durante la anterior Conferencia de Revisión del Tratado.

Este Plan cubre acciones relativas al desarme nuclear, la no-proliferación, los usos pacíficos de la energía nuclear y un sinnúmero de asuntos relacionados.

La Red de Líderes de América Latina y el Caribe por el Desarme Nuclear y la No Proliferación (LALN), en colaboración con las redes de Asia-Pacífico, América del Norte y Europa que comparten los mismos objetivos y valores, se han unido para firmar una declaración mundial en apoyo de la novena Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) que actualmente tiene lugar en Nueva York.

Esta declaración está avalada por exprimeros ministros, de Defensa, de Relaciones Exteriores, diplomáticos y líderes militares jubilados de todo el mundo.

Esta declaración conjunta de líderes mundiales se produce en un momento de gran tensión a nivel mundial.

Por eso, según Argüello, secretaria de la Red de Líderes de América Latina y el Caribe, "es clave que la Conferencia de Revisión del TNP tenga efectos positivos para la seguridad global y sobre todo para promover los esfuerzos de cooperación multilateral con el objetivo de reducir los riesgos nucleares a nivel mundial".


Fuente: Terra

domingo, 12 de abril de 2015

La Mirada - Lopez Murphy - 30-03-2015

Desafíos de las reformas liberales en América Latina: Ricardo López Murphy - UElCato FPP 2014

López Murphy: “La continuidad del modelo es inviable, gane quien gane”

  •   |

  • El exministro de Economía manifestó que “el Gobierno tomó la decisión de atrasar el tipo de cambio, atrasar las tarifas públicas todo eso para tratar de llegar sin que haya una crisis cambiaria”, pero la discusión más compleja es si lo va a lograr”. También advirtió por el serio problema de competitividad.

    Escrito por 

    Ricardo López Murphy.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El exministro de Economía, Ricardo López Murphy, habló sobre el futuro inmediato del país luego de las elecciones generales de octubre y planteó en ese sentido que “hay en la población una fuerte preocupación entre la continuidad y el cambio”.

    “Mucha gente tiene mucho temor que el cambio sea muy traumático y apuesta a la continuidad como una forma de preservar lo que tiene”, expuso, para luego dar cuenta que “hay gente que apuesta por el cambio y ahí hay un dilema mal planteado, porque la continuidad es inviable, no va a haber continuidad”.

    Y argumentó: “las reservas se están acabando; la pérdida de competitividad es muy aguda; no va a haber continuidad, pero mucha gente de una manera casi mágica aspira a que las cosas no se muevan”.

    “Gane quien gane va a haber un cambio, de lo único que estoy seguro es de eso”, exclamó López Murphy en declaraciones a Radio La Plata FM 90.9.

    Sobre la inflación, dijo que “bajó con respecto al año pasado, donde estuvo entre 38 y 40 % y hoy está en un 30 %”, pero cayó “porque se atrasó el tipo de cambio y las tarifas públicas están aún debajo del tipo de cambio. Hay un problema en la competitividad de la economía. Esto va a ser un costo importante para la próxima gestión”.

    “El Gobierno tomó la decisión de atrasar el tipo de cambio, atrasar las tarifas públicas todo eso para tratar de llegar sin que haya una crisis cambiaria. La discusión más compleja es si lo va a lograr”, analizó el economista.

    En tanto, el fundador del partido Recrear advirtió que “va a haber una fuerte corrección cambiaria con levantamiento o no del cepo” y “se podría establecer un tipo de cambio financiero y turístico, poner al dólar libre y dejar las operaciones comerciales. Se puede hacer y se evitaría la enorme pérdida de reserva que tenemos todos los meses”.

    “Hoy hay un problema muy serio de competitividad, la exportación argentina está en el 20 %, usted va a todos los sectores productivos y están todos quebrados, el tipo de cambio que era 12 y 13 en 2007 ahora es 9”, graficó.

    Y sentenció: “el Gobierno sostiene los subsidios con la recaudación, con la emisión y con el endeudamiento” y “una forma de no pagar deuda es no pagarle los juicios a los jubilados”. (ANDigital)

    La oportunidad perdida








    El lunes 5 de marzo de 2001, el presidente, Fernando de la Rúa, me designó ministro de Economía, Infraestructura y Vivienda. La situación en ese momento era compleja, difícil e incierta, pero creía entonces −y sigo creyendo ahora− que, por medio de una gestión apropiada, que requería un firme ajuste coyuntural, era posible reencauzar la marcha del proceso económico hacia una dirección promisoria.

    Quince días más tarde, el mismo presidente le había retirado el respaldo al plan que habíamos presentado y debí dejar el cargo junto a una gran parte del equipo −integrado por profesionales de elevadísimas calificaciones técnicas y morales− que me había acompañado. De la Rúa entendió que las resistencias que nuestro programa suscitaba en la coalición de gobierno tornaban inconveniente mi permanencia en el ministerio.

    La complicaciones coyunturales se derivaban de la combinación de tres factores que era improbable que se produjeran en forma simultánea pero que, azarosamente, coincidieron: 1) la crisis de las economías del sudeste asiático, que provocaron una baja a menos de la mitad del precio promedio de las commodities exportadas por la Argentina; 2) la crisis rusa, que derivó en el cierre de los mercados de capitales para los países emergentes; 3) la fuerte devaluación de Brasil.

    A esos tres imponderables se sumaron dos componentes locales: 4) un sistema monetario-cambiario −la convertibilidad− que era sólido para enfrentar dificultades que estuvieran originadas en mecanismos monetarios pero, por las mismas razones, era menos apto para soportar adversidades provenientes de los procesos económicos reales, como una baja de precios de las commodities o una brutal devaluación de nuestro gigantesco vecino; 5) como herencia del gobierno anterior, un nivel de endeudamiento del orden del 45% del PBI, excesivo para un régimen de convertibilidad, que requiere un espacio fiscal holgado.

    Mi análisis era que la conjunción de los tres factores externos desfavorables era un escenario que se revertiría en un lapso de quince a veinte meses. Era impensable que tuviéramos tanta adversidad durante mucho tiempo. El problema era cómo superar la coyuntura hasta tanto el escenario internacional se tornara más amigable.

    La disciplina fiscal futura, proveniente de una reforma del sector público y de la maduración de la reforma previsional, que hacía que pagáramos dos sistemas jubilatorios simultáneos, por la propia reducción de los afiliados al reparto y la autofinanciación del sistema de capitalización, permitiría rebajar adicionalmente el déficit en 2% del PBI, lo cual durante la expansión reduciría el peso de la deuda pública.

    La clave del programa era la austeridad, cuando se debe aplicar, que es en la prosperidad.
    Se ha cuestionado mucho el “ajuste salvaje” que nuestro plan supuestamente incluía. Ese fue el factor político que determinó que el programa no haya sido aplicado. Aquí cabe una explicación precisa.
    Dado que teníamos un problema coyuntural que nos obligaba a hacer un ajuste, establecimos que ese recorte sería aplicado a los gastos ligados a la demagogia política.

    A menos que el Congreso determinara que no estaba dispuesto a ajustar por el lado de los subsidios políticos, entonces sí, automáticamente la poda se trasladaba a los gastos de la Universidad. El recorte del presupuesto universitario se concentró en el rectorado, que era el comité de Shuberoff y la Coordinadora. No se afectaba a las facultades. No había forma de no hacer un ajuste si queríamos evitar la crisis. La prueba es que tratar de evitar y postergar la corrección indujo la crisis que sobrevino diez meses más tarde.

    Finalmente, la coalición de gobierno no aceptó la reducción de gastos políticos. La realidad es que estábamos en problemas y teníamos que superar la situación en la que nos encontrábamos. Nunca propusimos −como también se dijo− rebajar jubilaciones ni salarios en ese programa. Otra gran mentira divulgada por el relato kirchnerista.

    Lamentablemente, la historia terminó dándonos la razón: corralito, default, pesificación asimétrica y devaluación, con más de 50% del país por debajo de la línea de pobreza. Perdimos la batalla, pero mantuvimos nuestras banderas en alto.





    *Ex ministro de Defensa y Economía. Fue candidato a presidente en 2003 y 2007.


    fuente: Misiones Opina http://misionesopina.com.ar/