Buscar este blog

lunes, 20 de septiembre de 2010

"Argentina está revaluando muy fuerte su moneda"

El economista y político argentino estuvo en Uruguay invitado por el banco Itaú para dar una charla en la Expo Prado. En ese marco, mantuvo una entrevista con El País en la que advirtió acerca de la revaluación del tipo de cambio en Argentina y su "impacto sobre Uruguay". Elogió el esfuerzo uruguayo por "ganar prestigio" en los mercados y las políticas "más prudentes" que las de Argentina.



-¿Cómo está viendo la economía argentina?

-Diría que estamos ante una situación excepcionalmente favorable en términos externos como atraviesan Brasil, Chile, Uruguay y Perú, caracterizada por cuatro grandes ejes. Uno es contar con tasas de interés cero a nivel internacional. Eso para nosotros que vivimos la década del `80 con tasas de interés exageradamente altas es un cambio enorme. En general nuestros países tuvieron grandes dificultades de liquidez e incluso de insolvencia. El segundo elemento es el gran precio de los commodities que ha venido asociado a un gran cambio tecnológico. Hemos tenido un shock de oferta que en lugar de disminuir los precios, fue compensado por un gran impulso de la demanda externa. El tercer componente es que nuestros países son muy complementarios entre sí, tienden a generar una estructura de vinculación muy fuerte. En ese aspecto influye que al país más grande del área (Brasil) le vaya muy bien. El hecho que haya revaluado su moneda es la clave más importante de todas. Hoy el PIB (Producto Interno Bruto) de Brasil en dólares es tres veces superior a 1999. Ese es un shock de una dimensión que pocos observadores han rescatado. El cuarto elemento tiene que ver con la caída del valor del dólar que era el elemento que contenía nuestra competitividad. Si el dólar se afloja tenemos un impacto de maniobra mucho mayor. Esas son las cuatro razones que crean una circunstancia favorable como nunca tuvimos en 200 años de existencia. Y esto a pesar que las políticas que sigue Argentina son muy malas. De hecho, he manifestado que crecemos a pesar de lo que hacemos y no gracias a lo que hacemos.

-Algunos analistas sostienen que existe atraso cambiario en Argentina. ¿Cuál es su percepción?

-Estamos revaluando muy fuerte, a una tasa que ronda el 20% anual. Eso va a tener un impacto sobre Uruguay. Mi cálculo es que hacia el tercer trimestre del año que viene vamos a tener un tipo de cambio que se acerque al fin de la convertibilidad. Va a ser un nivel de apreciación muy significativo.

-¿Cómo ve a Uruguay en este contexto? ¿Existe algún desafío a atender en el corto plazo?

-Los países de la región están atravesado una circunstancia favorable también en parte por la mejora de su política económica. Ya no existen los déficits descomunales de antes. En Uruguay es claro y notorio el esfuerzo que lleva adelante para ganar prestigio en el mercado de capitales y por eso obtuvo una mejora en su calificación crediticia. Veo un escenario externo muy favorable y creo que las políticas de Uruguay han sido muchísimo más prudentes que las de Argentina. No quiero entrar si son las que a mí me hubieran gustado. Quizás si uno compara la política económica de Uruguay con Chile, ahí puede encontrar alguna debilidad. Pero tiendo a pensar que Uruguay ha ido capitalizando un escenario de gran holgura externa con un crecimiento y consolidación del país.

-El gobierno anunció una serie de cambios en materia tributaria como gravar los depósitos en el exterior y flexibilizar el secreto bancario. ¿Cree que esto puede afectar la imagen exterior de Uruguay?

-Parece que se alejan un poco de lo que habían sido las prácticas uruguayas. Por la experiencia del pasado, es claro que algunos atributos que antes tenía Uruguay han sido modificados. Eso es un hecho objetivo. Ahora supongo que el gobierno habrá hecho los cálculos al igual que todo el sistema legislativo sobre las ventajas y desventajas de modificar lo que eran atributos del pasado. No me parece apropiado emitir un juicio sobre esos cambios. Es cierto que los atributos del pasado generaron una importante actividad en Uruguay. Seguramente con estos nuevos atributos habrá tareas y procedimientos que tendrán más complejidad.

-¿Podría generarse algún impacto en el arribo de capitales argentinos con estas modificaciones?

-Simplemente hay que fijarse en el precio de la tierra. La sensación que tengo es que la demanda del resto del mundo por tener activos en Uruguay ha sustituido con holgura la demanda de los argentinos.

-Últimamente Uruguay ha sufrido inconvenientes en su relación comercial con Argentina en algunos sectores puntuales como la vestimenta y los alimentos. ¿Cómo observa las políticas regionales en materia de comercio?

-Las restricciones dentro de los países no deberían existir. No puede ser que después de 20 años seguimos jugando con esas cosas. Yo no veo a Francia y Alemania jugando con las restricciones que se aplican en el Mercosur. La idea del acuerdo era perder soberanía para ganar una suprasoberanía. La verdad es que se ha perdido suprasoberanía para volver a una soberanía anacrónica de distanciarnos y temerle al comercio con Uruguay y Brasil. Si tenemos esa actitud, qué nos espera con China donde Argentina ha sufrido pérdidas enormes. El problema central es la estrategia de aislamiento que ha tomado Argentina para volver a las reglas del pasado que no fueron buenas.

Entrevista de Andrés Oyhenard para el diario El País, de Uruguay