Buscar este blog

viernes, 5 de febrero de 2010

"Quieren convertir las reservas en una piñata"

López Murphy advirtió sobre el riesgo que el Fondo del Bicentenario implica para la autonomía del BCRA; dura crítica a Cobos por haber votado en contra de Redrado.

Las advertencias sobre el posible avance del Gobierno sobre la autonomía del Banco Central no ceden.

Esta vez fue el turno de Ricardo López Murphy. El dirigente alertó que la intención oficial de avanzar con la creación del Fondo del Bicentenario, que prevé tomar 6569 millones de dólares de reservas del BCRA para pagar deuda, es una muestra de la "arrogancia" que le atribuyó a la Casa Rosada.

"La búsqueda de votos en el Parlamento para convertir las reservas en una piñata, es augurio de un mal porvenir monetario para el país", planteó López Murphy en declaraciones a radio El Mundo consignadas por la agencia DyN.

El kirchnerismo pretende discutir la validez del decreto de necesidad y urgencia que ordenó tomar reservas del Central, y que quedó suspendido por la Justicia, el mes próximo en el Congreso. Con que una de las dos cámaras lo convalide, el decreto quedará firme, es decir, podrán tomarse los fondos para cancelar el pasivo que vence este año.

En el marco de ese debate, el Gobierno también buscará discutir una reforma de la carta orgánica del BCRA para que el banco tenga una función de cooperación con el Poder Ejecutivo para aplicar su política monetaria y sus recursos a la sustentabilidad de la actividad productiva y que sea consistente con la idea económica oficial.

López Murphuy ahondó sus críticas al Fondo del Bicentenario. "La carta orgánica establece que el Banco Central es autónomo. Todo este marco fue violado por el decreto del Fondo del Bicentenario primero y después con el intento de remoción [de Martín Redrado] que fue rechazado por la Justicia y que finalmente fue aprobado por la comisión bicameral", repasó.

En este punto, cuestionó, aunque sin nombrarlo, al vicepresidente Julio Cobos que apoyó la destitución de Redrado que impulsaba el Gobierno, aunque advirtió sobre supuestas irregularidades durante su gestión al frente del Central desde 2004.

"El voto de los integrantes de la comisión bicameral debería haber sido rechazando la acusación de incumplimiento de deberes de funcionario público y no dando lugar a la remoción", se quejó.

Molesto, concluyó: "El Poder Ejecutivo viola las instituciones, hace una política fiscal descontrolada, y encima tiene la arrogancia para hacer las cosas que no se hacen en ningún lugar del mundo".


Nota publicada en LaNacion.com