Buscar este blog

lunes, 7 de diciembre de 2009

Presentación Convergencia Federal en Bahía Blanca

El ex candidato presidencial en 2003 y 2007 se congratuló de que en el acto de jura de los nuevos diputados, la oposición no haya respondido con mayor desmesura a la que propone, sistemáticamente, el kirchnerismo.

Ricardo López Murphy presentó ayer en Bahía Blanca su nuevo partido político, al que definió como una fuerza destinada a reconstruir la clase media y apuntada contra el modelo kirchnerista y el Pro de Mauricio Macri.

La estructura en construcción tomó el nombre de Convergencia Federal y, según la explicación dada por su promotor, se trata de pasar de un movimiento de opinión "dentro del cual hemos venido actuando en la vida pública de manera arquitectónica en el debate de las ideas, a una disposición que nos permita participar en la lucha electoral".

López Murphy indicó que la construcción se irá haciendo sin ansiedad, con cuidado, equilibrio y aprovechando la experiencia adquirida en el pasado.

"Nos hemos decidido por esta nueva alternativa porque somos diferentes y advertimos que nuestro pensamiento no está actualmente representado en el espectro político del país", dijo, pero, a la vez, admitió que Convergencia Federal tiene una gran vocación frentista.

"No venimos a dividir ni a fragmentar, sino a sumarnos a un frente que sea alternativa al gobierno de Néstor y Cristina Kirchner", subrayó.

En cuanto a las diferencias entre el Recrear de 2002 y la actual CF, López Murphy explicó que, en términos conceptuales, los valores son idénticos, "pero lo que sí vamos a cuidar, por la experiencia adquirida, es que este nuevo proyecto no termine en la prostitución de Recrear, lo que nos hizo oportunamente renunciar a ese proyecto", afirmó.

Comentó que percibe que el entramando opositor es muy débil, aunque admitió que, con la situación suscitada el miércoles último, por la tarde, en oportunidad de la jura de los nuevos diputados nacionales, "se dio un gigantesco paso adelante, en razón de que se evidenció una fuerte decisión, por parte de la oposición, de hacerse cargo del resultado electoral del 28 de junio.

"Lo que quiero decir es que la oposición no se dejó llevar por delante, no aceptó la prepoteada, la intolerancia, la mezquindad ni el tacticaje del kirchnerismo", agregó.

Asimismo, se mostró complacido por el hecho de que, en esa instancia, la oposición no sobrepasó los límites, "lo cual hubiese sido un gran riesgo".

"Lo peor que nos puede pasar es que a la desmesura de un lado se le conteste con más desmesura del otro", apuntó.

Pero, más allá de la cuestión puntual de la sesión de jura de los nuevos legisladores, López Murphy insistió en que existe un gran dilema respecto de hacia dónde va la oposición, "a la que tampoco se le ve una estructura de gobernancia".

"En Brasil, Chile, Uruguay o Perú, uno llega y pregunta quién está enfrente de Lula, de Michele Bachelet, de José Mujica o de Alan García e, inmediatamente, le dicen Fulano, Zutano o Perengano, pero, aquí, el mapeo de quiénes están de un lado o del otro es muy complicado de comprender rápidamente", expresó.

Nota completa en La Nueva Provincia - Bahía Blanca