Buscar este blog

miércoles, 1 de abril de 2009

Algunos legados del ex presidente Raúl Alfonsín

Lo conocí hace muchos años al Dr. Raúl Alfonsín, era una persona amiga de mi padre. Quisiera concentrar mi opinión en dos legados. Uno es el restablecimiento de las instituciones republicanas, representativas y federales como establece nuestra constitución; él hizo que los argentinos volvieran a valorar en toda su intensidad y en toda su profundidad el preámbulo de la constitución, en aquella inolvidable campaña electoral.

El segundo aspecto que quiero remarcar, es algo que a veces se omite, pero que a mí siempre me pareció extremadamente importante, que fue el restablecimiento de las relaciones pacíficas con Chile. Él concluyó el conflicto de una manera extraordinaria en una situación dificilísima, y creo que cuando se lo mire históricamente, se lo va a recordar con enorme importancia porque fue lo que creó las condiciones para mejorar y cambiar sustancialmente las relaciones con nuestros vecinos. Ese fue un legado valioso, sano y constructivo para nuestro futuro.

Creo que el fortalecimiento de la República, va a marcar su presencia en nuestra historia nacional.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

El radicalismo siempre ha dado grandes presidentes al país. Fuerza!! para la reconstrucción de una coalición política como alternativa de gobierno a los sucesivos desgobiernos del PJ.

delaprecilla dijo...

Ricardo, tal vez el paso a la inmortalidad de Alfonsín, sirva para movilizar a la sociedad en su conjunto hacia un apego por las Instituciones de la República, tal como Ud predica.
Estamos de luto...
Un fuerte abrazo.
Agustín R de la Precilla

Carolina González Rodríguez dijo...

Adhiero plenamente a su comentario. Creo que el valor "paz" como condición sine qua non para el desarrollo está sensiblemente subestimado en la actualidad.

Es que, lamentablemente, se valora y aprecia lo que se tiene recién cuando se lo pierde. Y la paz, al menos entre naciones, es un atributo que hoy tenemos gracias a la gestión del Dr. Alfonsín como Ud. bien lo indica.

Pero además, el demócrata nos imbuyó (en especial a los que tuvimos la inmensísima suerte de vivir su momento histórico como adolescentes) de la inflamación patriótica, del compromiso cívico y ciudadano y de la importancia trascendental de la democracia como la mejor forma de gobierno conocida por la humanidad.

Y eso es también de un valor incalculable, porque de no haber sido así, seguramente los hoy adultos que fuimos entonces jóvenes no tendríamos la angustia de sufrir lo que sufrimos con gobiernos que atropellan las individualidades y violan sistemáticamente ese sistema Republicano que Alfonsín reconocía como dogma.

Seguramente seríamos mucho más indolentes e indiferentes a las desigualdades que el amiguismo, el prebendarismo y la corrupción a escala indudstrial traen para la Nación.

Tal vez no tendríamos las intensas ansias de seguir luchando, "siempre para adelante" como lo escuché decir al Doctor Alfonsín en una de las últimas entrevistas; y serían muchos más de los que -lamentablemente- ya son los anestesiados por la cadencia de la costumbre de aceptar que "aquí las cosas son así".

En lo personal, mi lucha es cotidiana, en mi hogar, con mi pequeño hijito de casi 3 años a quien pretendo formar como un ciudadano íntegro; en mi ejercicio profesional de abogada, y en la Universidad de Buenos Aires, donde soy auxiliar docente.

Ansío contar con un espacio para un mayor compromiso con la Patria, bregando incansablemente por el mandato de la oración laica que nos enseñó el Doctor Alfonsín... "asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino"
Gracias.

andres dijo...

Creo que es simplemente justo reconocer la talla de este hombre. Otros paises consiguen sistemas que les permiten seleccionar y entrenar verdaderos estadistas para que ejerzan su liderazgo. Pienso en Brasil, con Cardoso y con Lula. Y en Chile, con la excelente calidad de sus presidentes en las ultimas decadas. Tambien en Uruguay.

No sera nuestro desafio aprender a premiar de manera cotidiana algunas de las virtudes y los valores que hoy resaltamos en Alfonsin?

Estoy convencido de que hay algunas cosas muy importantes a rescatar en su figura:
- La correspondencia entre sus pensamientos, sus intenciones, su palabra y sus acciones. Esto es lo que llaman integridad.
- La honestidad administrativa. Era humilde cuando era uno de los pocos de los que se oponian a la lucha armada en los ‘70, era pobre cuando se arriesgaba a defender solitariamente a los indefensos durante los años mas oscuros, era humilde cuando fue casi el unico que se opuso a la locura febril de la invasion a las malvinas, y murio humilde, pobre en bienes materiales pero rico en experiencias, sabiduria, amigos y afectos.
- La disposicion al dialogo. Siempre supo que la solucion a los desafios politicos es tender puentes, dialogar, negociar, “persuadir”. Hoy la politica parece ser solo controlar “la calle” y “la caja”. Que distancia abismal! Sabremos franquearla?
- El reconocimiento imprescindible del valor de las instituciones. Especialmente, no hay democracia sin partidos politicos medianamente fuertes. No hay democracia sin canales de participacion. Partidos, ONGs, asociaciones intermedias: todos imprescindibles, guste o no. Tanto nos cuesta entenderlo?
- La exaltacion del arte, la ciencia, la cultura. Es lo que nos hace humanos. No nos olvidemos de la “patota cultural.”
- Fue un hombre informado, leido, culto. Una verdadera enciclopedia caminante. Que pobreza conceptual que vemos ahora, parece que nuestros “dirigentes” no han leido ni un boleto de colectivo.

Imagino que sus errores mas grandes (y vaya que fueron grossos!), fueron simplemente extensiones de sus valores, virtudes y razgos de personalidad. Tal era su coherencia, que a veces nos llevo a pagar costos demasiado altos. Pienso en la hiperinflacion, producto de un enorme error de diagnostico y de instrumentacion, tal vez producto de una vision demasiado ingenua e ideologizada de la economia. Pienso en el Pacto de Olivos, consecuencia casi caricaturesca de su enfasis en el dialogo, y de lo que creo que fue otro error de diagnostico: no estoy seguro de que la democracia habria de terminar si Menem se hacia reelegir unilateralmente.

A mi criterio, su ultimo legado es habernos llamado a la reflexion y al dialogo. Creo se esta cumpliendo. El nivel de los comentarios que he escuchado en la gente, visto en la tele, y leido online en estos dias ha sido alto. Hace decadas que no escuchaba un nivel de discurso sobre la cosa publica tan mesurado y concienzudo. Por esto y por todo lo demas, gracias Raul.

Andres Vinelli

Fabio Quadrana dijo...

Es normal que la muerte nos vuelve mas condescendientes con los que se fueron, y tendamos a ver solamente sus aspectos positivos. Esto creo que es lo que esta pasando con la muerte de Alfonsin, despues de ver la repercusion que tuvo en los medios, y que se expresa tambien en los mensajes del blog. No estoy seguro si esta reflexion deberia dejarse para mas adelante, o es necesario hacerla ahora, pero me inclino por esta ultima alternativa.
Es saludable para un pais juzgar siempre a los politicos relativamente a los demas, y no
hacerlo en forma absoluta ?. Yo tambien experimente sentimientos parecidos a los expresados en el blog ante la muerte de Alfonsin, pero entonces la memoria vino a mi
rescate. Si bien en comparacion con los que lo siguieron al frente del pais, las virtudes que tuvo el y su gobierno toman, ante el contraste, un brillo especial (en particular frente a los gobiernos peronistas) no puedo olvidar su intolerancia a las criticas a su gobierno, cualquiera que estuviera en desacuerdo y lo hiciera publico, era acusado de "atentar contra la democracia", y hasta
llego al extremo de declarar en una ocasion el estado de sitio y encarcelar a algunos periodistas opositores. Su terquedad fue notable, y aun cuando la economia iba de mal en peor, el seguia diciendo que el equipo economico era "de lujo" y que su politica economica era "la unica posible" en el pais. Alguien se acuerda del "desagio" y los perjuicios que causo, o el increible "ahorro forzoso" ??, todavia me parece ver a Mario Broderson justificarlo. Y que decir de la hiperinflacion que estallo en el 89, algo que yo sufri especialmente justo en mi primer año de casado. Yo se que me van a decir que el peronismo hizo todo lo posible para que su gobierno fracasara, algo que es un clasico cuando el peronismo esta en la oposicion, pero esto no puede ocultar la cantidad de errores que cometio. Y luego ya desde la oposicion, nos olvidamos tambien que el fue uno de los artifices principales del pacto de olivos, que permitio la modificacion (mejor dicho el bastardeo) de la constitucion en la que, entre otras cosas, se permitio la reeleccion del presidente (el unico y verdadero objetivo peronista de la reforma) y se incorporo el engendro del
"senador por la minoria" a instancias del propio Alfonsin ??. Y mas cerca en el tiempo aun, y si mal no recuerdo, no fue Alfonsin el que poco menos que "eyecto" del radicalismo al dueño de este blog ??.
Todos sabemos que siempre se puede estar peor, y esto, por lo menos en lo institucional, quedo demostrado ampliamente con los gobiernos posteriores a los de Alfonsin, pero por favor seamos objetivos, sino vamos a estar aplicando siempre la increible logica de Peron, que decia "nostros fuimos malos, pero los que vinieron fueron peores, entonces nosotros fuimos buenos". No es esta una forma logica ni justa de juzgar a los politicos, aun cuando merezcan nuestro respeto y acaben de dejar este mundo.

Anónimo dijo...

¿Alguien se acuerda lo que se pensaba de Alfonsín en la época de oro de la convertibilidad? Yo me acuerdo, los que estaban de fiesta en esa época exteriorizaban que lo de Alfonsín era como una pesadilla que, gracias a Dios, ya había pasado.

Ahora parece que hay que tapar con algo más que tierra a este hombre valiente, corajudo, que creía en la política, que se peleaba con quién se tenía que pelear, incluyendo a Reagan, la iglesia y la SRA. Ahora salen con este homenaje descafeínado.

Estoy seguro que si hoy no estuviésemos bajo el yugo del demonio populista, el eje Venezuela - Bolivia - Argentina, habría muchos que guardarían un luto mucho más módico.

Anónimo dijo...

Ricardo disiento totalmente y me lastima que un hombre honesto como vos no hable la verdad de Alfonsin. Un traidor a la Patria. Olvido a Malvinas y censuro la prensa.

Ricardo López Murphy dijo...

Estimado anónimo,

Remarque las cosas que en mi opinión se hicieron bien. Lógicamente que hubo otras en las que no estuve de acuerdo y la gran mayaría las recuerda.

Saludos cordiales,

Ricardo LM

Anónimo dijo...

Me tranquiliza un poco que otros tambien tengan memoria por aquello de que "los pueblos que olvidan su historia se condenan a repetirla".
Entiendo que se rescate lo positivo, en particular en estas circunstancias, pero también hay momentos en que "callar equivale a mentir" como sentenció Unamuno. El problema me parece, es saber la diferencia.