Buscar este blog

martes, 24 de febrero de 2009

Antes que sea demasiado tarde

Argentina va a producir en la actual campaña agrícola, al menos, 25/30 millones de toneladas por debajo de las que se esperaban, o preveían, a esta misma altura del año pasado. Es decir, que estamos registrando una caída de alrededor de 30%.
La conjunción de malas condiciones climáticas y de peores decisiones en materia de política interna determinó semejante retroceso que, además, coincide con una muy desfavorable situación internacional. Ahora el viento está de frente. Sin embargo, la testarudez oficial se mantiene, e incrementa, como cuando todas las variables eran de signo positivo.
El escenario sin duda es difícil, pero la crispación y la ceguera siguen impidiendo avanzar, lo cual todavía sería relativamente factible.
Sin embargo, para eso, es imprescindible producir ya una sustancial modificación de las políticas que se están aplicando sobre los sectores productivos y, especialmente sobre el campo, dada su incidencia sobre distintos rubros (desde fletes, hasta la industria metalúrgica;  desde el comercio hasta los servicios bancarios).
Para tener idea de la magnitud del perjuicio que enfrentamos se puede hablar de, por lo menos, U$S 12.000 millones menos por exportaciones agroindustriales. Esto, a su vez, implicaría una caída mínima de U$S 3.5.00 millones en la recaudación fiscal “solo” por derechos de exportación, al margen de lo que implica respecto a Ingresos Brutos, Ganancias, Impuesto al Cheque, etc. 
Pero, además, hay un impacto geométrico negativo sobre toda la economía. Por caso, según comentó recientemente, un dirigente a un sindicalista, estamos hablando de ¨un millón de viajes menos para los transportistas¨, también se dice que el consumo de fertilizantes cayó más de un millón de toneladas y que la venta de agroquímicos se redujo más de 25%.
Gremios como el de la carne, por no hablar del sector lácteo, ¡y que decir del rubro de maquinaria agrícola!, reconocen estar ya en el límite de sus posibilidades para mantener el actual nivel de empleo.
Y, aunque en las grandes ciudades aún no parece tan evidente, la cadena de pagos en el interior ya está terriblemente resentida y la falta de liquidez es moneda corriente.
A su vez, ¿como se supone que la producción puede encarar ahora la nueva campaña en estas condiciones?.
Tiene que quedar muy claro que, de no mediar cambios urgentes, se va a producir un nuevo retroceso que va a ser geométrico, y de consecuencias impensables.
Para atenuarlo es imprescindible recrear ya los incentivos a la producción, devolviéndole un horizonte razonable a la actividad. Estamos hablando, en primer término,  de eliminación total de las restricciones, de cualquier naturaleza –administrativas, sanitarias, burocráticas, etc.-, a las exportaciones. Después de 3 años de  una supuesta política antiinflacionaria oficial, los resultados demuestran, en forma palmaria, que: no creció la producción (al contrario), y tampoco se beneficiaron los consumidores internos (al contrario).
Peor aún,  perdimos confiabilidad como proveedores del codiciado mercado internacional. Un ejemplo, Rusia compra ahora carne a Brasil, Paraguay es proveedor de Chile y, nuestro principal socio en el Mercosur, Brasil, importa trigo ruso. Y esto, por citar solo algunos ejemplos.
Así, de mantenerse la actual tendencia, seguramente el próximo año estaríamos lamentándonos por tener que importar nosotros trigo, o leche, o hasta carne…
En segundo término, es necesario mantener una política cambiaria que, por un lado, sea acorde con la de nuestros vecinos, y permita también mantener la competitividad de nuestra economía.
Un tercer puesto está referido a la imperiosa necesidad de abolir las extravagancias impositivas. Impuesto al cheque, gravámenes al trabajo, o retenciones a las exportaciones, son solo algunos de los anacronismos de la actual política fiscal que deben ser corregidos en forma inmediata.
Finalmente, es absolutamente necesario que el Gobierno recupere el rol de Gobernar, y sea capaz de adelantarse a ciertas situaciones críticas comenzando por dejar de provocarlas y, luego, adoptando las medidas de previsión que eviten desequilibrios macroeconómicos.
Debemos cambiar antes que sea demasiado tarde. El costo potencial que enfrentamos de no hacerlo, es un creciente nivel de conflictividad que nos puede paralizar como Nación.

12 comentarios:

Ana Cecilia dijo...

Concuerdo contigo plenamente, Ricardo. Pasa que la necedad gubernamental, patologías arraigadas, mala entraña, soberbia, falta de razonamiento, equidad, capacitación, vergüenza y dignidad, nunca serán cambiadas por ese tipo de gente. El país, y con él la misma Patria, se seguirá hundiendo en un abismo ilimitado, mientras, los malandras de siempre, instalados en el trono presidencial, seguirán acrecentando sus divisas de todo tipo. Sólo puedo sentir un asco profundo por estas personas que ahora nos gobiernan. Y para nada me interesa que lo sigan haciendo, aunque me tilden de lo que me quieran tildar, en Octubre, espero fervientemente que el pueblo se ilumine, y de una buena vez, piense, Ana Cecilia del Río.

Anónimo dijo...

Excelente artículo Ricardo. por fin alguién que piensa, que no dice pavadas, que piensa en el futuro, a largo plazo. No podemos seguir haciendo políticas cortoplacistas, tienen que ganarle a los K para cambiar esta tradición argentina.

Marcelo Thumb

Anónimo dijo...

Ricardo, excelente su articulo y la entrevista en diario de Neuquen. Muy bueno todo..gracias.
saludos.

Anónimo dijo...

EXCELENTE, EXCELENTE!!!!!!
Muy buen articulo Ricardo. Ya estaba extrañando sus articulos.
Lo felicito tambien por su reciente viaje a Tucuman.
Saludos.

Anónimo dijo...

Néstor Kirchner y su mujer Cristina Fernández de Kirchner, estarán mandando a apretar gente? Los Kirchner estarán mandando a apretar a todo aquel que se le oponga o les haga sombra? Hoy, los medios periodísticos en la Argentina dicen que intentaron "robar" a la vicejefa de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Gabriela Michetti. Habrá sido ese el verdadero objetivo o intentaron matarla como intentaron matar al vicepresidente Cobos en la ruta a Mendoza, a De Angelis, cuando le hicieron caer el avión en el que viajaba? No olvidemos que a Margarita Stolbizer la secuestraron en la provincia y que si ella no hubiera tenido un sistema de rastreo en su automóvil, tal vez no contaba el cuento.
Ricardo: Qué análisis puede hacer Usted de la sociedad argentina que no parece querer reaccionar "eficazmente" frente a tanta violencia?
Por acción eficaz no me refiero a lo que se ve todos los días, de llorar en cámaras, o denunciar o diagnosticar distintas realidades abusivas cotidianas, que hoy se viven en la Argentina.
Por acción eficaz, me refiero a una verdadera acción transformadora.

Saludos
Carlos

Anónimo dijo...

Ricardo: Usted dice: "...debemos cambiar antes que sea demasiado tarde..." Coincido con Usted ampliamente. Ahora bien, será el cambio, un verdadero y genuino deseo de los argentinos?

Cuando planteo esta pregunta no dejo de recordar a Marcos Aguinis en cuyo libro: "El atroz encanto de ser argentinos 2" expresa en la página 39:..."el corralito se estableció por 90 días. En el día 91 se hubiese producido otra corrida más feroz que las anteriores. No se buscaba la solución, que parecía inhallable, sino ganar tiempo. Lo hubiera impedido unos meses antes el abortado proyecto de López Murphy. Esa ocasión fue perdida por la testarudez ideológica de muchos dirigente jóvenes y también mayores, que lo consideraron un troglodita porque intentó bajar drásticamente el gasto público, es decir, atacar en forma directa el cáncer que nos llevaba a la muerte, cosa que nadie se había atrevido a efectuar con tanto coraje. Por el contrario, optamos por seguir con el cáncer y dejarlo avanzar..."

Saludos
Laura

Anónimo dijo...

hola Ricardo,
vi su video con Chiche Gelblung asesorandolo sobre gomina si-gomina no. Desde ya le digo que usted con camisa blanca y cabellera, se ve mucho mejor que el, con esa camisa amarilla + pañuelo amarillo y..sin cabellera...jeje...
No es por criticar. Es objetividad pura.
Saludos.

Anónimo dijo...

Ricardo,
esta perfecto que Ud se ponga camisa blanca en programas de Gelblung, para contrarrestar los carteles que suele poner el debajo de su imagen,
estilo "Lopez Murphy, el hombre que ve todo negro".

Blanco!!!

Anónimo dijo...

Ricardo,
le aseguro que una de las cosas que lo distinguen a Ud como politico es que tiene cierta chispa. Al menos no es aburridisimo como la inmensa mayoria de los politicos..
a quienes les encantan hablar HORAS...o no?

Saludos

Anónimo dijo...

Muy interesante el artículo, de lo mejorcito que leí con todo este quilombo del campo. Creo que López Murphy es un político honesto y preparado, pero no lo veo siendo presidente, primero deberá construir apoyos sindicales y empresariales para sostener un gobierno que sería extremedamente distinto a toda la mediocridad populista que sufrimos.

Saludos,

Mercedes

Anónimo dijo...

Ricardo, coincido en su tendencia a hablar de la política en el plano de las ideas, mucho más que de personas. Eso es construir cidadanía, de lo que tan necesitados estamos. Espero que esa actitud le permita nucrear gente, aunque el ideario no sea monolítico.

Argentideas

PABLO dijo...

Dr LOPEZ MURPHY :
Segun la frase, Ud busca lograr una alternativa electoral exitosa,
Falta mucho ?
PABLO.
Buenos Aires.